Por: George A. Mármol
República dominicana

George A. Marmol

Una obra enigmática trabajada en detalles desde principio a fin; la cual nos deja espacios de vacío y confusión que nos incitan a retomar escenas, pero, aun mas, nos incitan a retomar la película completa desde los créditos iniciales.

La trama que sigue la película podríamos decir que parece aleatoria, pero en realidad utiliza alguna modalidad en su secuencia de escenas que nos deparan para mostrar la coincidencia que guardan entre ellas, pero, nos muestra una coincidencia tras otra —básicamente parte por parte—hasta darnos la idea completa de la trama que sigue la película o tramas, si podría así decirlo. Al ir desenvolviéndose, parece que sigue una típica historia cliché que podríamos encontrar en numerosas otras películas, pero mientras más nos adentramos en esta, todo se desmorona, literalmente. Las pequeñas escenas que no encajan y siguen un realismo diferente a las historias principales que se quieren seguir solo van corrompiendo todo la historia y toda la idea que entendemos ésta nos está presentando.

mulholland-dr_22c04427
Mulholland Drive es puro surrealismo cinematográfico en la manera como muestra sus historias, como cambia de una escena a otra y en la manera en que las relaciona, y mantiene la noción de ser un thriller psicológico; casi pareciera que ésta se aleja por completo de sí misma, pero se mantiene a su mínima expresión, en unos detalles que son los principales dentro de la película.

Enigmático, psicológico, innovador, elocuente, crudo, las palabras que utilizaría para describir este film que hasta me atrevería a nombrar como una maravilla del séptimo arte. La manera en que los personajes interactúan entre sí, como se salen de ellos mismo; las relaciones formadas (Betty – Rita, Diana – Camila, Camila – Adam, etc. En total, la película consta de 3 historias principales y unas 3 o 4 historia secundarias, complementadas por unas 5 o 6 escenas casi surrealista o completamente metafóricas. La película se ve envuelta en un cambio progresivo desde el inicio de la misma hasta su conclusión.

El enigma no solo perdura dentro de la película sino que también fuera de la misma. David Lynch, director y guionista de Mulholland Drive, mantuvo y mantiene al mínimo la información interpretativa del film, no da muestra completa de la que quiso transmitir con la película o de la que quiso expresar en ella. Los pequeños detalles, principalmente, se mantienen como incógnitas,  simbólicos como: el cubo azul, la llave azul, la pintura rosa, el palo de golf; extras como la dama de cabello azul, el vagabundo, los ancianos sonrientes, la ancina en capucha, entre otros.  Todos estos se quedaran a la merced subjetiva de quien la vea. Exhorto a cada quien que este leyendo — los interpretes aún más —a observar Mulholland Drive y sacar sus propias conclusiones sobre lo que David Lynch quiso expresar con este film tan controversial. Les aseguro que la película les dejara con mucho sobre que pensar.

Revista Sinapsis. 
Todos los derechos reservados al Autor. 2015 ©

Anuncios