Por: Ferdinand Von Nielsen
México

11169090_1447307828896529_1862957462_n

Dentro de la cultura cinematográfica y las pláticas entre aficionados a las películas existe un género que son simplemente llamadas “grotescas”

Corría el año 1989 cuando solía ir con mi madre al videoclub, en aquel entonces la disponibilidad de cintas en Beta y VHS contrastaba con la actualidad, pues de una forma las cintas que eran consideradas éxitos iban en conjunto con las famosas películas clasificación “B”. Mi sección favorita era la de fantasía-ficción, como adoraba las películas de terror, significaban para mí una especie de salida de la niñez y entrada en la adolescencia al ingresar a ese mundillo. Entre cientos de películas sonaba una película cuyo título era intimidante en un principio, cuando se hablaba de ella parecía más una leyenda urbana que una película sencilla y fue por primera vez donde escuche del término “Snuff”.

Por supuesto que «Holocausto Caníbal» no es una película Snuff ni por asomo, hace apenas un año fue cuando tome valor en verla pues aun tenia mis reservas, sin embargo ya en este momento tenía una larga trayectoria como cinéfilo de terror y he visto películas muy perturbadoras.

1305-holacausto.canibal-

«Holocausto Caníbal», película realizada por el director italiano Ruggero Deodato generó una gran polémica en el momento de su lanzamiento. El detonante principal fue la gama de efectos de maquillaje tan prodigiosamente realistas (claro que su clasificación junto a su mórbida fama no le permitió entrar a la nominación de Oscar por maquillaje) y con un par de escenas de muy mal gusto que hoy en día generaría una cruzada mundial por todas las organizaciones de protección animal.

Hoy en día una película con maquillaje “gore” no parece gran cosa pero entendamos que una cinta de una naturaleza tan violentamente grafica fuera lanzada en 1980 con increíbles efectos visuales, actuaciones muy bien logradas y como detalle aún más realista el tipo de filmación, pues antes de la «Bruja de Blair» que daría inicio a las películas “documental”, existió antes esta cinta. Una que provocó un citatorio de investigación policiaca del director de la cinta, ante la policía para explicar la filmación, pues se presumía que realmente los actores fueron personas que fueron filmadas a la hora de su muerte. Afortunadamente para él, todo fue un malentendido al aparecer los actores sanos y salvos, con una sonrisa de satisfacción porque su trabajo al había generado semejante lio.

Sin embargo, vamos al argumento de la película para conocer mejor sobre ella. Un antropólogo de nombre Harold Monroe, se interna en la jungla salvaje de Sudamérica en busca de un grupo de documentales perdido en la zona. Durante su viaje acompañado de un explorador del ejercito conoce a dos tribus, una de ellas totalmente salvaje que habita en una zona totalmente alejada de la civilización. En su estancia, descubre algunos restos humanos que presumiblemente podrían ser del equipo buscado y de estos colgaban las cintas. Monroe lleva las cintas a la ciudad, al parecer Nueva York donde un grupo de televisión busca realizar un documental del hallazgo, poco a poco las “grabaciones” van saliendo a la luz, cuando la horrible realidad es mostrada al ver que aquel grupo de filmación había cometido crímenes horrorosos contra los nativos de la zona ¡“fabricando” asesinatos!, el último segmento de la filmación muestra, el ataque contra ellos de la tribu salvaje donde se muestra  como desmiembran a un miembro de ellos y violan a la mujer del grupo.

Es con este argumento que la película fue censurada al alrededor de  32 países. No por la desnudez que aparece en un par de escenas, sino la desagradable orgia de maquillaje macabramente realista y las muertes de animales reales (una tortuga, una serpiente y un mono) con lo cual esta cinta generó su propia leyenda, a tal punto que se produjeron dos o tres secuelas no oficiales de esta cinta. Por lo que seguirá siendo una leyenda en los círculos de aficionados al cine.

 

En mi personal apreciación como cinéfilo, extrañamente yo calificaría la cinta como terror pues, aunque ha estado catalogada en ese género. La historia está muy bien lograda y es interesante el desarrollo de la situación. A pesar de las escenas gore, yo la etiquetaría en otra categoría, fue más la fama de  temor de esta película que realmente no me generó ningún momento de temor, más bien me deje llevar por el argumento. Definitivamente es una cinta mejor que algunas producciones actuales.

Revista Sinapsis. 
Todos los derechos reservados al Autor. 2015

Anuncios